La diversidad de herramientas tecnológicas educativas pueden ser aprovechadas en  distintos escenarios: creación de contenidos, evaluaciones, actividades, recursos didácticos, búsqueda y selección de información, geolocalizaciones, entre otros.

Al momento de planificar proyectos o actividades con TIC el docente debe plantearse dos preguntas centrales: ¿qué? y ¿para qué?

De este modo, en este proceso intervienen tres dimensiones: curricular, pedagógica y tecnológica.

En el primer caso, el/la profesor/a debe tener en claro qué contenidos quiere enseñar, en base al contenido prescriptivo.

Luego, en relación al campo pedagógico debe saber cómo hacerlo, es decir, qué estrategias didácticas utilizar.

Por último, tendrá que formularse la pregunta “¿con qué?”, es decir, qué recursos y herramientas tecnológicas necesita utilizar en función de las dimensiones curricular y pedagógica.

DLX pone a su disposición este catálogo de herramientas tecnológicas educativas con el propósito de acompañarlo en la elección que realice para para sus propuestas de enseñanza.